Fotografía y territorio con Juan Valbuena

En la tarde ayer viernes tuvimos una nueva cita con la fotografía y los libros en la Escuela UFCA, esta vez con la extraordinaria presencia del amigo Juan Valbuena que nos deleitó con su magnífica oratoria para descubrirnos su universo narrativo.

Vivirlo para contarlo

«Cuéntamelo despacio» título con el que anunciábamos el encuentro define a la perfección como son sus plazos para comprender y ejecutar cualquiera de sus proyectos, cocidos a fuego lento con una receta infalible: el fotógrafo como testigo, protagonista, catalizador, editor y narrador.

Juan Valbuena (Madrid, 1973) nos habló de sus primeros trabajos como Noray ó Salitre, que ya tuvimos en la Galería UFCA en 2013 y 2016,  destacando su última producción «Ojos que no ven corazón que no siente» que pudo sacar adelante con la Beca Leonardo de la Fundación BBVA, un increíble análisis de nuestra historia reciente, configurado en formato prensa con cinco periódicos, sobre la desconocida y sorprendente relación entre España y la antigua colonia de Guinea Ecuatorial, el único país colonizado por España en África y que el año pasado cumplió medio siglo de independencia. 240 años de Historia e historias mediante palabras, voces, rostros, paisajes, objetos, álbumes y archivos. [Biblioteca Ufca #1338].

DALIND. El relato más cercano de una tierra sobrada de estereotipos.

En 2013 Juan Valbuena, coincidiendo con la exposición de Noray en Ufca, se engancha a este territorio nuestro tan particular, el de la ancha frontera como el le llama, y comienza una relación de idas y venidas que van dando forma a lo que será DALIND, la última palabra que se eliminó del diccionario de la Real Academia de la Lengua y que se utilizaba para definir un lugar lejano, el otro lado de la linde. Todo un acierto para definir el contexto geográfico del Campo de Gibraltar.

Juan ha decidido utilizar la palabra de modo diferente para esta ocasión, jugando a desconectar la foto, del pie de foto, con una narración independiente, con imágenes solapadas y una utilización recurrente del número tres a modo de letanía sobre las tres fronteras o los tres idiomas, con textos a medio camino entre el diario de viaje y la crítica periodística. Todo un honor haber sido testigos de los ver los primeros esbozos de la gestación de un proyecto que en sus manos y con sus habilidades nos sorprenderá y mucho contribuyendo a ofrecer una imagen cercana y real de una tierra sobrada de estereotipos.

En la recta final nos habló sobre financiación, producción y difusión de proyectos desde su experiencia como autor y editor, una tarea sin duda tediosa que requiere tiempo y energías pero que hay que asumir y gestionar si queremos llegar a buen puerto.

No podemos concluir esta reseña sin nuestro agradecimiento a Juan por su generosidad y su cariño hacia Ufca, pero también queremos hacer un especial reconocimiento al público que llenó otra vez la escuela. Eso nos llena de orgullo y compensa sobradamente nuestro trabajo.

Todas las publicaciones de la colección Phree están a vuestra disposición en la biblioteca.